CALPE

CALPE

Calpe dispone de una gran variedad de inmersiones para hacer, gracias al famoso Peñón de Ifach.

Gracias a su gran visibilidad y la posibilidad de bucear en una cara o la otra del Peñón, se convierte en una zona de buceo que un buceador debe conocer.

Como posibles lugares de inmersión en el Peñón de Calpe, podemos distinguir los siguientes:

EL RACÓ

Inmersión poco profunda de la zona, con una profundidad máxima de 12 metros, ideal para realizar como segunda inmersión después de explorar las inmersiones profundas del peñón, en la inmersión podremos ver un pequeño barco hundido a unos 7 metros de profundidad.

FINAL DEL PASEO

Buceamos al final del paseo, donde se sitúa lo que podría ser una antigua cantera romana, la profundidad de esta inmersión ronda los 15 metros, y se caracteriza por una gran cantidad de piedras, que podrían ser descartes de la antigua cantera.

NIDO DEL AGUILA

Esta inmersión se llama así, porque desde el sitio de fondeo se puede observar un antiguo nido de águila, la profundidad máxima se sitúa entorno a los 24 metros, por lo que es una inmersión para buceadores avanzados. Buceamos siguiendo la pared del peñón teniendo mucho cuidado de revisar todos los pequeños agujeros, donde se suelen esconder congrios y morenas.

LA PUNTA

La inmersión mas profunda del peñón, el fondeo se encuentra sobre una gran roca entorno a los 30 metros de profundidad, esta zona al ser tan profunda y poco visitada, se caracteriza por el gran tamaño de los animales que allí viven, congrios, morenas, langostas…

LA HIGUERA

Fondeamos enfrente de una higuera silvestre que emerge de una hendidura de la pared, de ahí su nombre, esta inmersión es también para buceadores avanzados, ya que la profundidad máxima es de 24 metros. La inmersión se caracteriza como toda la cara norte del peñón por grandes piedras donde se refugian bancos de sargos y obladas.

LOS ARCOS

La inmersión estrella del peñón, con una profundidad máxima de 12 metros, los grandes bloques de piedra desprendidos del acantilado durante cientos de años han conformado un laberinto de rocas, arcos por los que se puede pasar por debajo y túneles, donde abundan en su interior esponjas y anemonas.